Pasar al contenido principal

5 estrategias para una vida laboral equilibrada en el mundo digital

Elementos como redes sociales “personales” o herramientas de mensajería, son algunas de las aplicaciones que se están integrando a los espacios de trabajo.

Santiago, 09 de Julio de 2019

Existen diferentes aplicaciones indispensables para el día a día laboral. Herramientas de mensajería, llamadas o video chat son elementos necesarios para el trabajo, pero que a veces pueden consumir más tiempo del requerido.

Debido a que algunas aplicaciones digitales están comenzando a formar parte de nuestras vidas laborales, algunas empresas reconocen que los dispositivos interconectados no solo son necesarios para las relaciones privadas, sino también para realizar el trabajo que se debe hacer.

Es ahí cuando surge la interrogante: ¿Cómo mantengo mi vida personal y laboral separadas, mientras utilizo las mismas aplicaciones y dispositivos para ambos? Por lo que Canon comparte a continuación algunas estrategias para crear este espacio necesario entre trabajo y diversión.

Manéjate dentro de múltiples dispositivos. A pesar de lo atractivo que puede ser utilizar tu teléfono y computadora corporativa para uso personal, sobre todo si no tienes que pagar por el plan de datos, esto puede jugarte en contra a la hora de equilibrar tu vida. La solución más simple siempre será tener un teléfono móvil y computador para el trabajo y otro para uso personal.

Divide tu computador del trabajo en dos. Esto dependerá si tienes acceso a tu sesión como administrador o usuario, pero siempre tendrás la posibilidad de dividir en dos tu disco duro. Esto significa que podrás tener un espacio para archivos laborales y otro para elementos personales, instalando diferentes aplicaciones en cada uno y así separar la diversión de las responsabilidades.

Gestiona múltiples perfiles y cuentas. Esto es un poco más complicado y requiere algo de esfuerzo, sobre todo a la hora de recordar contraseñas, pero es una opción efectiva a la hora de mantener ambas vidas en equilibrio.

Si tu teléfono lo permite, crea un usuario adicional que te permita administrar información y contactos como dos personas diferentes. También puedes instalar dos exploradores distintos en tus dispositivos, lo que te permitirá tener dos perfiles con extensiones y búsquedas distintas. Puedes hacer lo mismo con aplicaciones de correo electrónico, para así evitar revisar correos laborales, por ejemplo, durante el fin de semana.

Implementa restricciones de tecnología. Si eres una persona adulta con un smartphone, es muy probable que alguna vez te hayas dicho “no revisaré el email del trabajo cuando llegue a mi casa”. Es fácil decirlo, pero difícil de cumplir cuando tienes tu teléfono constantemente en la mano.

Colocarse límites en cuanto al tiempo de uso de los dispositivos te permitirá dejar las preocupaciones del trabajo en la oficina. Existen aplicaciones que pueden monitorear y limitar cuanto utilizas tu teléfono.

Designa un cuidador. No para tu dispositivo, pero para ti. Si no tienes la fuerza de voluntad suficiente, pide ayuda a un ser querido para que regule cuanto tiempo usas tu teléfono o computador del trabajo cuando estás en casa. También existen aplicaciones que te ayudan a controlar tus impulsos tecnológicos.